23 de Abril del 2020

Rol del Banco Central

Si el gobierno puede imprimir dinero, ¿por qué no simplemente lo imprime y lo reparte? Esto aliviaría la pobreza y estimularía la economía. Esto en principio suena como una gran idea, si hay crisis se puede solucionar imprimiendo billetes y repartirlo entre los ciudadanos. El mundo moderno utiliza el dinero de forma tan intensa que, a veces, se nos olvida que es realmente el dinero.

Recordemos que antes de que se inventara el dinero como lo conocemos hoy en día, la gente intercambiaba lo que producía por medio del trueque. El trueque era ineficiente porque era necesario encontrar a alguien que no solo tuviese lo que querías, sino también que quiera lo que tú tienes. Lo anterior se conoce como el problema de la doble coincidencia de voluntades. El dinero llegó a solucionar este problema.

Una vez teniendo esto en cuenta, es necesario establecer porque imprimir más dinero no hará a la gente más rica. El dinero es valioso porque la gente te dará bienes y servicios en intercambio por el dinero. El valor del dinero deriva de los bienes y servicios, imprimir más dinero no hace aparecer más bienes y servicios, donde en una sentido económico, todos los bienes son escasos; simplemente esparce el valor estos bienes y servicios existentes entre una mayor cantidad de papel (dinero); a lo cual se le conoce bajo el nombre de "inflación”.  Duplicando los billetes, únicamente duplica el valor de los bienes y servicios. Si todos tienen el doble de dinero, pero todo cuesta el doble de lo que costaba antes, realmente nunca hubo una mejora.

Es necesario recordar que nuestra riqueza no viene del dinero per se, sino de los bienes y servicios que el dinero puede comprar. En conclusión, la inflación es la creación de moneda sin respaldo por parte de las autoridades, que causa una demanda inesperada sobre la cantidad de bienes y servicios, ocasionando un aumento sostenido en los precios.

Casi todos los países del mundo tienen una Banca Central que es la encargada de la supervisión de la masa monetaria que se encuentra en circulación en el país; y Guatemala no es la excepción. El Banco de Guatemala es la única institución responsable y autorizada para producir billetes y monedas en el país. Hace unos días, mediante el Decreto 13-2020 el Congreso de la República de Guatemala, se aprobó una financiación por medio del Banco de Guatemala por la cantidad de once mil millones de quetzales (US$1, 428, 650,300.00 aproximadamente) como parte de la recuperación económica derivada de la crisis que provocaría la pandemia del COVID19.

El financiamiento del gasto público por parte del Banco Central tiene beneficios al corto plazo, pero también acarrear ciertos costos al largo plazo.  Si bien es cierto, el aumento en el gasto del gobierno tiene un efecto multiplicador sobre el resto de la economía, el crédito que concede el Banco Central al Estado puede generar un aumento sostenido en los precios, también conocido como inflación. Al largo plazo, el financiamiento del Banco Central al Gobierno de la República de Guatemala podría ocasionar efectos negativos.

El presidente del Banco de Guatemala y la Junta Monetaria, indicó que el dictamen que se presentó al Congreso establecieron una serie de condiciones para controlar la inflación y evitar otras consecuencias a la economía. En el dictamen se establece que el bono sea a un plazo de 20 años a una tasa de interés pasiva promedio ponderado del sistema bancario que ronda el 4.50 % a 4.80 % y que se puedan negociar los títulos en el mercado secundario de valores, a efecto de neutralizar los excedentes de liquidez. Lo que no toma en cuenta el dictamen emitido por el Banco de Guatemala y la Junta Monetaria, es que derivado de la crisis sanitaria que se vive a nivel mundial, las remesas que ingresan al país se verán reducidas, así como las divisas por turismo. Los factores antes mencionados pueden ocasionar una cierta devaluación de la moneda.

Cabe recordar que el Quetzal se ha caracterizado por ser una de las monedas más fuertes y estables de la región, desde las reformas monetarias y constitucionales que se realizaron en la década de los 90´s, Guatemala ha mantenido una estabilidad monetaria envidiable. Confiamos en que el banco central absorberá al menos una parte de la liquidez que pondrá en circulación para mitigar los efectos negativos.

La historia nos ha enseñado que los bancos centrales juegan un rol esencial en el funcionamiento de las economías, controlando la inflación y manteniendo tasas de interés saludables. Lo anterior es posible cuando los bancos centrales conservan la confianza de la gente; para lo cual se los debe dejar actuar sin mayor interferencia estatal ni de los intereses del sector privado.

 

 








©2014 ALL RIGHTS RESERVED BY LATAMLEX

POLICIES & RESTRICTIONS