Impugnación de actas de asamblea de accionistas

 

Las sociedades son personas jurídicas con personalidad propia distinta a aquella de sus accionistas que permiten su actuación en el mundo de los negocios jurídicos por sí misma a través de su representante legal. No obstante, para el desarrollo de su objeto social, en los casos establecidos por la ley o por disposición de la escritura social, se requiere autorización previa por parte de los accionistas a través de la celebración de una asamblea.

Las decisiones tomadas en asamblea serán vinculantes y obligatorias para todos los accionistas, incluyendo los accionistas que no hubieran estado presentes o que votaren en contra de la resolución adoptada, salvo el ejercicio del derecho de impugnación o anulación y de retiro. Una vez resuelto y aprobado el punto sometido a discusión en la asamblea de accionistas, el mismo deberá ejecutarse por quien se haya designado para el efecto.

Los accionistas, como titulares de una parte del capital social, tienen el derecho de participar y votar en las asambleas de accionistas de conformidad con lo regulado en el artículo 105 del Código de Comercio. Su participación en las asambleas, independientemente del tipo que estas sean -ordinarias o extraordinarias- implica el ejercicio del derecho de voto, ya sea mediante su aprobación al tema en discusión o su voto en contra.

Como accionistas, los titulares gozan de un derecho económico, reflejado en la percepción de utilidades, y un derecho político, que se aprecia en la toma de decisiones en las asambleas que se celebran. Por tanto, el accionista, como miembro del órgano máximo de la sociedad, tiene una carga de responsabilidad respecto a las resoluciones a que dicho órgano apruebe.

Asimismo, al ser titular de una acción con derecho a voto, los accionistas tienen la posibilidad de ejercer la acción correspondiente con el objeto de impugnar o anular el acuerdo de asamblea de accionistas que se haya tomado con infracción de las disposiciones aplicables reguladas en el Código de Comercio de Guatemala o de la escritura social, según se regula en el artículo 157 de dicho código.

Para que una asamblea se considere celebrada de conformidad con la ley aplicable, deberá cumplir con determinados requisitos según el tipo de asamblea que sea. Para que una asamblea se considere reunida, deberá de haberse convocado la misma y haberse puesto a disposición de los accionistas con por lo menos 15 días de anticipación: los informes financieros y balance general, informes del órgano de administración, los libros de actas, libros de registro de accionistas, informe del órgano de fiscalización, y si aplica un informe circunstanciado sobre la necesidad de adoptar una resolución de carácter extraordinario.

Si la asamblea fuera totalitaria podrá reunirse en cualquier tiempo sin necesidad de convocatoria previa si concurriese la totalidad de los accionistas que corresponda al asunto que se tratará, siempre que ningún accionista se opusiere a celebrarla y que la agenda sea aprobada por unanimidad. Asimismo, independientemente del tipo de asamblea que se trate, deberá contarse con el quorum suficiente para celebrar la asamblea y con quorum requerido para adoptar las decisiones sociales.

El derecho de impugnación o nulidad es un mecanismo de defensa que se encuentra a disposición de los accionistas, tanto presentes como ausentes, contra las resoluciones aprobadas en las asambleas de accionistas que no cumplan con los requisitos indicados en ley o en la escritura constitutiva para su celebración o que no cuenten con quorum suficiente para su aprobación. El derecho de impugnación o nulidad se caracteriza por ser de carácter irrenunciable, potestativo y proteccionista de los intereses de los accionistas, brindado medios de tutela a los intereses de los accionistas a favor de la sociedad de la cual forman parte.

El fin ulterior del derecho o acción de impugnación es resguardar el interés social en el desarrollo del objeto de la sociedad apegado con las disposiciones de ley y lo regulado en la escritura constitutiva, frente al interés del accionista. Al ser que el acuerdo de los accionistas no es otra cosa más que la exteriorización del interés de la persona jurídica a través de los accionistas, la cual se refleja en una decisión tomada de conformidad con ley que constituirá un acto jurídico con fuerza obligatoria, es deber de los accionistas el verificar el cumplimiento de las disposiciones legales aplicables para la aprobación del acuerdo, por lo que en caso de no cumplirse los requisitos para el efecto, están en su derecho de ejercer la acción de impugnación o nulidad correspondiente.

La acción de impugnación o anulación de la asamblea de accionistas deberá promoverse en juicio ordinario y se regirán por las disposiciones de derecho común. Es importante resaltar que se tiene un plazo de 6 meses contados a partir desde la fecha de celebración de la asamblea para ejercer el derecho de impugnación, ya que de lo contrario la acción caducará y se tendrá por aceptado lo resuelto en la asamblea.

Para ejercer el derecho de impugnación o nulidad de los acuerdos de asamblea de accionistas, de conformidad con la legislación guatemalteca, y que el juez pueda suspenderla las resoluciones impugnadas es necesario prestar fianza suficiente para responder por los daños y perjuicios que pudieran llegar a causarse a la sociedad resultado de la inejecución o incumplimiento de las resoluciones aprobadas objeto de impugnación o nulidad, si se llegaré a declarar sin lugar la acción judicial promovida.

Finalmente, para el ejercicio de la acción judicial de impugnación o nulidad del acuerdo de asamblea de accionistas, además de prestar fianza, se requiere que el o los accionistas que promuevan tal acción deben depositar los títulos de sus acciones en un banco, quien a su vez deberá emitir un certificado de depósito de acciones, el cual debe acompañarse a la demanda. Las acciones quedarán en resguardo del Banco hasta que el proceso judicial haya finalizado; no obstante, esto no limitará el ejercicio de los derechos que acompañan a la acción ni limitará a sus titulares de su ejercicio.

Autor:


SHEYLA NADIM VARGAS MONROY

Cargo: asociado

Teléfono: 502) 2386-9300 ext. 9333

Email: svargas@latamlex.com